....Ahora Antiarrugas está aquí. Todos los posts antiguos (desde 2003) están en antiarrugas.blogspot.com (haz click y esperar tres minutos...)

domingo, 24 de julio de 2016


Ya es una realidad. Lo estoy preparando. Lo voy a hacer. Me gusta tanto cruzar Portugal a pie que no puedo vivir sin ello. Ya he cruzado Portugal a pie, de sur a norte, de VRSA a Caminha, pero ahora voy a bajar por el otro lado, de norte a sur. Empiezo en agosto, Superconjuntada etapa XIX...  ya os iré contando.

miércoles, 17 de junio de 2015

Ana y yo....
exponemos...

 
... en el Pumarejo...

 ... la exposición de los bares...

...o sea, 100 Bares 1000 Cervezas...

... aunque ya vamos por 119 Bares y hemos perdido la cuenta de las cervezas...

... pero allí estamos, en la Casa del Pumarejo, Sevilla (puerta de la derecha)...


.... por las paredes, todas las paredes, con nuestras fotos y textos, historia y patrimonio, salvémolos todos, todos los bares, ¡que no cierren ni un solo bar más!

Solo hasta este martes, recogemos el martes por la tarde (23 de junio), es que llego tarde a todo últimamente.

Venid a vernos, aún da tiempo...

Os dejo el enlace al artículo que nos ha dedicado Ana Fernández en su conocido blog "La paseante"  (pincha en la paseante y dime cómo hago para que Blogger me deje cambiar el color). Si os gusta el arte en cualquier manifestación es un blog que merece la pena leer cada día.

¡Hasta pronto!

lunes, 26 de enero de 2015

Hablando de cosas que como dice Cris nada más que me pasan a mí, me pasó esto una vez, cerca de Silves en el Algarve, cuando cruzaba Portugal a pie, aunque nunca lo conté aquí.
Caminaba por una carretera a la sombra de la antigua capital mora Silves. Pasaba al lado de unas casas con jardines, en alto, valladas, y empecé a oír algo que parecía venir de uno de los jardines: voces. Mucha gente, y todos hablando a la vez. Era una fiesta, una barbacoa quizás. Quería mirar por algún agujero en la valla, quería ver esa fiesta... Intentaba localizar el jardín, el sitio exacto, y no podía. Pero oía tan claramente las voces que tenía que saber quiénes eran esas personas y de qué hablaban en su fiesta.
Sin embargo cuando me quedé parada para intentar descifrar lo que decían, no podía. Por mucho que ponía el oído no conseguía entender una sola palabra. Pero ni una sola. Una sensación muy frustrante.
Y a esto me di cuenta de que las voces venían de bajo tierra. Y que no eran voces. Eran agua, agua subterránea que fluía al lado de la carretera y justo en ese punto había un respiradero, una pequeña abertura de donde salía el sonido a la superficie.
En 1189, durante el cerco y sitio de la ciudad de Silves en pos de la Reconquista cristiana, murieron miles de personas.
Y de alguna manera pienso que esas voces eran las de ellas.
Cuando estuve en el Algarve con Edu el año pasado intenté buscar el sitio para enseñárselo. Y ni rastro. Las casas, los jardines vallados y el pozo de agua subterránea, todo había desaparecido de la faz de la tierra y quedé en ridículo. Maldita cuarta dimensión, cuando paso a ella nunca consigo llevarme a nadie conmigo. Pero sigo pensando que es una dimensión muy bonita, y que algún día la entenderé.



Otra cosa que me gusta de Gibraltar es que el Ministro de Turismo se llama Mr. Holliday.
Sigo molía, pero Gibraltar me encantó. Fui al notario, pero también hice mucho más. Los lunes en enero (será por eso) no hay teleférico, así que hice la locura de subir andando.
 Antes de abandonar a la mitad porque era la hora de comer descubrí unas escaleras que fueron a parar a la maleza y el abandono después de pasar por un barrio de pequeñas casas muy humildes (by Gibraltarian standards), la última con un columpio abandonado en lo que yo llamo un parque de atracciones para niños muertos, curioso, poético, fin del camino.



Después no he sido capaz de encontrar esa calle en el Googlemaps por mucho que la busque, así que no sé a qué dimensión pasé. 



Estoy molía....
No se me ocurre otra cosa mejor que subir al Peñón de Gibraltar andando.
Y así me va...

martes, 6 de enero de 2015

He salido a pasear, y he encontrado esto:

Dice:
Con la máquina de coser y el paraguas, supongo.
Enfin, c'est très Dada!

Por cierto, René Magritte también sigue vivo y está en Ayamonte:


miércoles, 17 de diciembre de 2014

Algunas fotos para ilustrar el post sobre el apartamentito de la calle San Luís. Están escaneadas desde copias muy chiquititas, por eso les falta un poco de calidad, pero creo que se aprecian alguna de las cosas de las que hablaba... 

Revelando fotos sobre el comodín.
El aparador monstruoso.
El plástico negro sobre la ventana del dormitorio, y la supercama.
Vistas a la iglesia de San Marcos...
En el salón, con Edu, metiéndonos cervezas antes de salir al Ánima y a la Imperdible.
La cortina de la ducha pintada con animales. Me vais a hacer el favor de mirar la cortina, y no mi trasero. Gracias.
Daba cursos de colorear fotografías en el salón.
¡A veces sí me arreglaba para salir!








lunes, 8 de diciembre de 2014

Lo he hecho, el reencuentro ya es realidad. He subido al pequeño y destartalado apartamento en la calle San Luís nº 5, 2º, he llamado a la puerta rara, metálica, pintada de marrón y ella me ha abierto. Me imaginaba un reencuentro muy emocionante y cien por cien positivo, me imaginaba un abrazo sin fin, hasta lágrimas me he imaginado, y no ha sido así. Creo que ella estaba dudando si abrirme la puerta o no. Pero al final sí. Ha abierto la puerta y se ha echado atrás, para verme mejor, supongo. Yo antes de este encuentro he pensado mucho en qué ropa ponerme, me he arreglado para estar lo más guapa y lo más juvenil posible, ella no ha hecho ni un mínimo esfuerzo, me la he encontrado con los vaqueros-saco y el jersey azul, por lo menos se ha pintado un poquito los ojos. Nos hemos mirado. Ella, delgada, aspecto hambriento, despeinada y guapa de cara. Yo para ella... después del respingo inicial creo que no le he parecido nada mal, le ha gustado mucho mi pelo (léase extensiones) y mi ropa, “qué elegante” ha dicho, con una risita... sarcástica, quizás. Qué ganas tenía de abrazarla en ese momento. No me he atrevido. Era como frágil, muy segura de sí (ambas cosas), digna de todo el amor del mundo, muy artista. Sé mucho de su vida. Sé que pasa hambre, come mal, se siente enfadada con todo el mundo y tiene mucho amor por dar. Quiero pagar sus deudas. No puedo.
Me ofrece (lo sabía, lo sabía) un café, un Nescafé mal preparado y soso, le acompaño a la cocina, hay moho por todas las paredes, moho en el techo. Usa cerillas para encender el gas, una caja se ha mojado y la ha puesto en la ventana a ver si se seca con el sol de diciembre (me fijo en todas los pequeños detalles, algunos me sobrecogen). “No te veo tan mal”, me dice. “Y tú estás muy guapa, aprovéchalo,” le digo. No me entiende. Es como una hija. Me rompe el corazón que no coma bien. Tengo ganas de abrazarla por detrás cuando apaga el gas y echa el agua al café, y me acuerdo de esa taza navideña, roja, verde y azul, es fea pero reconfortante, alegre. Pobre. Toda la casa respira pobreza. Los muebles horribles, 35.000 pesetas al mes, marrones, dejados allí por los dueños del piso, el sofá beige con su polvo incrustado, el sillón que sobra pero que se negaron a quitar de en medio, la mesa redonda de patas finitas, pintada de marrón igual que la puerta, el aparador monstruoso, las cosas de fotografía por toda la habitación, cubetas, pinzas, copias, pinturas, botes, sobres de papel Ilford (empiezo a sentirme muy bien de repente), la casa huele a revelador, “he sacado diez copias esta mañana”, me dice, “me he levantado a las nueve”. Entro en el dormitorio oscuro, ella enciende la luz, la puerta-ventana con su balcón a la calle San Luís está tapada entera con un plástico negro, claro, nunca lo quitaba, es el dormitorio-laboratorio, no tenía más espacio, revelaba fotos sobre el comodín, todos los días si podía. Estoy emocionada. El café es asqueroso. Ella también toma, me ha dado la que ella considera la mejor taza, cómo cambian los gustos. “Bueno, cuéntame”, me dice (no puedo, ella lo sabe), “Mejor no ¿verdad?” “Cuéntame tú”, digo, “¿Cómo estás? Bueno, ya sé cómo estás...” Se parece tanto a mí. Tenemos la misma voz. “¿Cuáles son las copias?” Me lleva al cuarto de baño y es una explosión de alegría, la ventana abierta sobre todos los tejados del barrio, la cortina de la ducha con animales, que ella pintó (¿qué yo pinté? No, la pintó ella, es su patrimonio, yo ya la tiré cuando se llenó de moho, pero no se lo digo), las copias de las fotos pegadas con agua a la pared, “¡Qué chulas son!”, ella se ríe, yo miro cada foto y volvemos al dormitorio y nos sentamos sobre la enorme cama, lo mejor de toda la casa. “Ya ligarás”, pienso, “ya ligarás pero de verdad”. En ese momento sí nos abrazamos. Quiero protegerla.
“Vamos a bajar ¿vale?” me dice en seguida, “te invito a una cerveza.” “Te invito yo, qué menos... tú no tienes dinero,” y es en ese momento cuando me doy cuenta con infinito disgusto de que no puedo. No tengo pesetas.
“Bueno, te la debo...”
Ella, se entiende, soy yo en diciembre de 1996.


jueves, 25 de septiembre de 2014

La exposición va a Portugal

"Portugal en un millón de pasos" se inaugura este sábado en Vila Real de Santo António, la ciudad portuguesa que fue el punto de partida de la travesía...

En esta sala estaremos:


El Centro Cultural António Aleixo... antiguo cuartel... antigua plaza de abastos... es una sala muy bonita.

Es un paso grande saltar el Guadiana con los 23 metros de la exposición a cuestas y estrenar en el país vecino. Es la primera vez que expongo en Portugal, aunque siempre quise hacerlo.... Vamos a ver qué tal. Vamos a ver si les gusta.

Pues nada, el SÁBADO 27 DE SEPTIEMBRE inauguramos. A las 12h (hora portuguesa, 13h hora española, si estáis por el Algarve y queréis acercaros). (Me haría mucha ilu, desde luego!). Naturalmente habrá una copita.

La exposición estará hasta el 24 de octubre, en horario de 10 a 13 y de 15 a 19 (siempre hora portuguesa), de lunes a viernes. De hecho este sábado es el único fin de semana que va a abrir un ratito.

Prometo subir algunas fotos y contaros qué tal. Lo prometo, lo prometo, lo prometo..................




martes, 4 de marzo de 2014

Jueves 6 de marzo inauguramos en la Casa del Libro

Estáis invitados. La Casa del Libro, C/Velázquez, Sevilla. En la sala de la 4ª planta, a las 19.30 h. Jueves 6 de marzo. Habrá una copita en la terraza, en la mesa de inauguración estaremos Pepe Aguilar, Carmen D y yo en nombre del Centro Cultural Lusófono y diremos algo, algo, vamos a ver qué, y luego hay una sorpresa musical, una surpresinha, tiene que ver con los fados, jeje...

Bueno, yo estoy cansadísima, estoy para meterme en la cama ya, quizás añada otro tema más a este blog pronto, tengo una idea, una necesidad, es un tema nuevo, nuevo, completamente nuevo. Bueno, me voy o reviento, ¡hasta el jueves!

lunes, 10 de febrero de 2014

P1000000P ya está en la Buhaira!

Marcha, endorfinas, música, Portugal en un millón de pasos ya está en nuestro espacio expositivo favorito, la Buhaira! 
 Pepe y yo nos hemos reído un rato montándola,
 sobre todo con esta bolsa en la que nos han traído los ganchos y las tanzas...
 ... y nada, allí estará hasta el 22 de febrero. 
Avda. de la Buhaira s/n, Sevilla. El viernes 14 (de 20.00 - 21.15 h exactamente) hacemos una minireinauguración e invitamos a una copita.

¡Un beso a todos!

miércoles, 15 de enero de 2014

Hola!

Mi exposición sigue con su gira por los centros cívicos de Sevilla, ahora mismo está en La Ranilla:




La Ranilla es un centro nuevo, en Nervión, levantado sobre los terrenos de la antigua cárcel. ¿Puede haber dos cosas tan distintas entre sí que Portugal en un millón de pasos y una cárcel? A veces los sitios cambian, mejoran, los terrenos albergan edificios más animados y menos lúgubres. Como dice Miguel, del Tejar del Mellizo, "No solo expones fotografías. Expones libertad" (una frase para pasearla, me gusta). Pues quiero seguir exponiendo libertad, animando a personas nuevas a hacer sus propias travesías y a visitar Portugal y a atreverse a hacer viajes que no existían previamente. Crear cosas con sus propios pasos.




La Ranilla está en la C/ Mariano Benlliure s/n, Nervión, Sevilla, Metro Gran Plaza, enfrente de Los Arcos... en la Gran Plaza hay buenos bares.... el barrio es bonito.... abre de 10 a 2 y de 5 a 9 de lunes a viernes y de 10 a 2 el sábado...

domingo, 10 de noviembre de 2013

Portugal en un millón de pasos

… y ni os he puesto una foto de la exposición ni de la inauguración ni nada…

¡¡Allá va una!!
¡¡Allá va otra!!
Y algunas más de la primera exposición, en la Casa de las Columnas:



Y de la segunda, que ya anda sola, en el Tejar del Mellizo:
Además con un equipo de montadores así, todo se hace más fácil!
Y ahora estoy esperando y buscando sala para la tercera, porque Portugal en un millón de pasos es estupendo de exponer, viene la gente y te da besos y cosas así, y me siento feliz.

Y no ha sido fácil en algunos aspectos, porque lidiar con un montaje de 23 metros de largo y tener que cortarlo en trozos y luego hacer que vuelva a ser de una pieza como por arte de magia no es lo mismo que manejar unos cuadros enmarcados, y exponer alrededor de un patio sevillano con una tormenta cayendo por ese mismo patio con rayos y truenos (y lluvia, naturalmente, por un tubo), torciendo y combando tu trabajo, aunque ya está más o menos arreglado eso (planchándolo con la plancha, remedios caseros). Y puedo decir que la acogida y la reacción de la gente ha sido TAN buena que todo ha merecido la pena, el estrés, los kilos que perdí, veo que la gente ENTIENDE mi travesía, y VIVE mi travesía conmigo, y eso me llena de felicidad y me da la sensación de que he hecho bien en hacer esto, y de que esto es lo mejor que he hecho en mi vida. 
Y quiero seguir exponiéndolo, todo lo posible. No quiero que esté aquí en casa. Necesita ojos, necesita dedos apuntando a los sitios conocidos, risas, silencio, lectura, comentarios simpáticos en el libro de visitas. Es importante que la gente lo vea.

Así que ya os contaré algo de sus andanzas, cuando ande a algún sitio. Queremos llevarlo a Portugal. Os contaré, eso.
(Siento desaparecer y aparecer tanto. Intentaré hacerlo menos. Voy bien, si hoy hasta he posteado en la Voz del Maniquí y todo. Me voy reincorporando a la marcha, en el buen sentido de la palabra.)

:)

domingo, 13 de octubre de 2013

“PORTUGAL EN UN MILLÓN DE PASOS" SE INAUGURA

He ido de esto
a esto
y de esto
a esto
pasando por muchas otras fases en el camino.

Llevo un año preparando esta exposición. Desde octubre del año pasado, cuando empecé a seleccionar las fotos que saldrían en el montaje, escribir los textos para el librito y para la megafrase y decidir cómo exactamente iba a presentar al público de una forma divertida y digerible una travesía de 55 días de caminata, 18 etapas, 958 kilómetros y un millón de pasos.

Pues nada, lo decidí, trabajé en ella todos los días (todos, sí) y ahora aquí estoy, empaquetándola para llevarla mañana a la Casa de las Columnas. Es una absoluta locura (no hace falta que os lo diga): una instalación de 23 metros continuos de fotos y de frase, 7 paneles grandes, un libro y un álbum. Queda muy bonita, estoy contenta con los resultados. Es bueno ver las cosas terminadas.

El último mes ha sido tremendo. Llevo 6 meses diciendo “…y se me va a echar el tiempo encima” pero ha sido un estrés total y absoluto, sobre todo cuando surgían problemas. Tanto que he perdido más de 2 kilos sin proponérmelo, lo he descubierto así como así. He recuperado mi figura juvenil, sin dietas, sin hambre, o sea que no hay mal que por bien no venga, pero no me gusta vivir así. Lo malo es que siempre es la misma historia cuando tienes una exposición, por mucho que te adelantes a los acontecimientos. Siempre, siempre, siempre.

INAUGURAMOS EL MARTES.